FEBRERO 2008

 

Extracto de Teoría estética,

de Th. W. Adorno

Ciertamente, nunca ha habido una obra de arte importante que haya correspondido por completo a su género [...]

Los conceptos estéticos de géneros, que una y otra vez se han establecido normativamente, siempre han estado manchados por la reflexión didáctica, que tenía la esperanza de disponer de la calidad mediada por la especificación al reducir las obras significativas a rasgos que a continuación sirvieron de calidad de medida aunque no fueran necesariamente lo esencial de las obras. El género almacena la autenticidad de las obras individuales