SEPTIEMBRE 2006

 

Texto de Eduardo Chillida

 

¿El espacio? Las esculturas son una función del espacio. No hablo del espacio que está fuera de la forma, que rodea al volumen y en el cual viven las formas, sino que hablo del espacio que las formas crean, que vive en ellas y que es tanto más activo, cuanto más oculto actúa. Lo podría comparar con el aliento que hace que la forma respire y se contraiga de nuevo, que abre en ella el espacio de la visión –impenetrable y oculto al mundo exterior. Para mí no se trata con ello de algo abstracto, sino de una realidad que es tan física como la del volumen que lo envuelve. Este espacio debería poderse percibir tanto como la forma en el que se manifiesta. Tiene cualidades expresivas. Pone en movimiento la materia que lo configura, determina sus proporciones, mide y ordena sus ritmos. Tiene que encontrar sus correspondencias, su eco en nosotros, debe poseer una especie de dimensión espiritual.

 

Recomendación para la lectura del texto: Sustituir las palabras “escultura” y “forma” por la palabra "cuerpo" y volver a leer el texto.

Pincha aquí para hacerlo.