NOVIEMBRE 2006

 

Extracto de PINA BAUSCH: Historias de Teatro-Danza,

 

por Raimund Hoghe

 

(Barcelona, Ultramar, 1989, p. 40.

 

No estaría aquí si me repugnara el teatro. Hay cosas del teatro que me dan verdadera lástima y que encuentro espantosas, pero por suerte todavía queda algo que merece verdaderamente la pena: las posibilidades que ofrece el trabajo en grupo; experimentar y mostrar algo conjuntamente, sentir las reacciones que suscita este trabajo, en todo esto algo sigue vive. Es verdad que a veces estoy triste, o deprimida, o me desespero y me enfurezco en el trabajo. Pero eso suceden en toda relación humana. No tiene nada que ver con aversión al teatro. Lo amo y eso es lo que lo hace tan difícil.